Valores Institucionales

La Universidad, con el propósito de cumplir con su misión, asume las siguientes características de nuestro sello identitario UCSC que emanan de sus documentos fundamentales. Ellos inspiran la convivencia de todos los miembros de la Comunidad Universitaria.

Búsqueda de la Verdad

El trabajo más genuino de una Universidad debe ser la búsqueda de la Verdad, lo cual habitualmente se conoce como la generación de conocimiento. Para ello, se deben explorar todos los saberes sin exclusión, con las metodologías propias de cada ciencia. La búsqueda de la Verdad siempre conduce a realidades más altas que trascienden los propios saberes. Así, por diferentes caminos el intelecto puede llegar finalmente a Dios. El principio teológico de esto es que Dios es creador del mundo y que el hombre, estudiando la creación, conoce al creador.

Excelencia

Todas las áreas y actividades del quehacer universitario, incluida la búsqueda de la Verdad, deben ser del más alto nivel. La aspiración a la excelencia, frecuentemente traducida como el apego a estándares de calidad, constituye una nota muy característica de una Universidad Católica.

Debe entonces propender a la excelencia, con métodos que consideren estándares cada vez más exigentes. Sólo así se puede lograr el desarrollo significativo de todos los saberes que se cultivan en la Universidad.

Diálogo Fe – Razón

“La fe y la razón son como las dos alas con las cuales el espíritu humano se eleva hacia la contemplación de la verdad. Dios ha puesto en el corazón del hombre el deseo de conocer la verdad y, en definitiva, de conocerle a Él para que, conociéndolo y amándolo, pueda alcanzar también la plena verdad sobre sí mismo”. (San Juan Pablo II, Fides et Ratio).

“Creer para entender y entender para creer”; esta famosa expresión de San Agustín ayuda a comprender que la fe y la razón son complementarias y no enfrentadas. La búsqueda de la Verdad, se hace investigando toda la realidad, todos los saberes que el hombre pueda. Sin embargo, estos saberes están iluminados desde la fe cristiana. La fe no anula la razón, sino que la amplía.

“Aunque conservando cada disciplina académica su propia identidad y sus propios métodos, este diálogo pone en evidencia que la «investigación metódica en todos los campos del saber, si se realiza de una forma auténticamente científica y conforme a las leyes morales, nunca será en realidad contraria a la fe, porque las realidades profanas y las de la fe tienen su origen en el mismo Dios»”. (Ex Corde Ecclesiae 20).

Respeto por la Dignidad de la Persona Humana

La Universidad se compromete con el derecho que tiene cada ser humano, de ser respetado y valorado como ser individual y social, con sus características y condiciones particulares, por el solo hecho de ser persona. Así, se reconoce que la persona humana tiene un valor en sí misma, nunca puede ser un medio y debe ser respetada desde su concepción hasta el momento final de la vida.

Compromiso Ético y Valórico

La Universidad se compromete a superar aquellas situaciones que en lo personal o comunitario se oponen a la realización plena del hombre en todas sus dimensiones. Para ello crea y cultiva la conciencia moral basada en principios y valores éticos, tanto en el proceso de enseñanza-aprendizaje de sus estudiantes como en las relaciones entre los distintos integrantes de la

Comunidad Universitaria y con su entorno. Al respecto, reconoce que la convivencia entre las personas debe basarse en valores que son propios de la visión cristiana católica del hombre, y que constituyen manifestaciones naturales del reconocimiento, respeto, aprecio y amor al prójimo. Muchos de estos valores poseen así, el carácter de valores universales para vivir en sociedad.

Resultan especialmente relevantes para ser cultivados y difundidos por nuestra Universidad, los siguientes valores:

  • el amor,
  • la cooperación y solidaridad,
  • la honestidad, honradez, franqueza y transparencia,
  • la humildad y sencillez,
  • la paz y el respeto,
  • la responsabilidad y compromiso,
  • la perseverancia y determinación,
  • el espíritu de servicio y compromiso social.

Incorporar este tipo de valores al proceso de enseñanza-aprendizaje y a la convivencia de los integrantes de la comunidad UCSC, conducirá a la formación de personas que se distinguirán por su humanismo e integridad, constituyendo un real aporte a la sociedad actual.