Identifican qué influye en la aparición de desórdenes de aprendizajes en infantes

Publicado por el

Educación, Noticias

Investigación realizada por académicos de la UCSC demoró tres años, recogió datos de más de mil preescolares y capacitó a profesores y apoderados en procesos cognitivos.

Durante más de tres años, un grupo de investigadores y académicos de la Universidad Católica de la Santísima Concepción evaluaron a un grupo de más de mil escolares y preescolares de Kínder a Segundo Básico, con el fin de entender el porqué de la aparición de desórdenes de aprendizajes.

El estudio, surgido a partir del Fondecyt Regular nº 1161213, fue aplicado en 21 colegios del Gran Concepción y arrojó que la comorbilidad entre la dislexia (alteración de la capacidad de leer por la que se confunden o se altera el orden de letras, sílabas o palabras) y la discalculia (dificultad para aprender los principios del cálculo), “se debe a un problema con el coding o con la capacidad para codificar, es decir, para asignar a un símbolo un elemento fonológico, una palabra o un número, a partir de un símbolo”, comentó María Cristina Rodríguez, académica titular de la investigación.

La investigadora comentó que fue el modelo de fenocopia el que les permitió llegar a este resultado, y que el fenómeno del problema para hacer coding es común en la dislexia y la discalculia.

Pero eso no es todo, ya que la doctora de origen español destacó el alto grado de interacción y vinculación con el medio escolar que permitió la investigación. Durante los tres años del proyecto, se trabajó con 21 colegios, con los que se firmó convenios de colaboración; se coordinó con 172 profesores de Educación Parvularia y Educación Básica, además de jefes de UTP y directores, a los que además se formó en relación a los procesos cognitivos que subyacen a la enseñanza de las habilidades lectora y numéricas.

En tanto que a otros 450 apoderados también se les capacitó para mejorar las prácticas de enseñanza formal e informal de habilidades lectoras y matemáticas en el hogar. Mientras que el estudio central se focalizó en 1071 estudiantes de Kínder a Segundo Básico, a quien “evaluamos durante tres años consecutivos cada tres meses, generando así más de 6000 evaluaciones al final del proyecto”, cerró María Cristina Rodríguez.