Académicos y veteranos analizan Conflicto del Beagle de 1978

Publicado por el

Comunicaciones, Noticias

Seminario tuvo como objetivo evaluar y valorar unos de los hechos más relevantes de la historia del siglo XX del país.

El 22 de diciembre de 1978, se comunicó que un acuerdo diplomático entre Chile y Argentina, el que se tradujo en la firma del acta de Montevideo el 8 de enero de 1979, ponía término al amago de guerra. De este modo, ambas naciones solicitaban la mediación de la Santa Sede en el diferendo austral y se comprometían a no recurrir a la fuerza en sus relaciones mutuas.

Con el propósito de evaluar y valorar desde la perspectiva histórica y de sus protagonistas uno de los acontecimientos más relevantes de la historia de Chile en el siglo XX, el Departamento de Historia y Ciencias Sociales de la universidad organizó el seminario “Memoria e Historia: 40 años de la crisis del Beagle y sus protagonistas”.

Un encuentro que contó con la participación de los académicos de la UCSC Mauricio Rubilar, Andrés Medina y Manuel Gutiérrez, así como del docente de la Universidad de Concepción, Juan Eduardo Mendoza, quienes abordaron el conflicto desde diferentes perspectivas.

“Desde 1904 Argentina comienza a desvirtuar la interpretación del tratado de 1881. A lo largo de su historia, siempre ha intentado ser un país bioceánico, condición que Chile sí posee”, comentó Medina. En tanto, Juan Eduardo Mendoza agregó que “si no tomamos en cuenta la posición peruana de aquella época, minimizaríamos un periodo de gran peligro para la patria. De haber estallado la guerra, este conflicto se habría extendido a otros países de la región”.

Por su parte, Manuel Gutiérrez sostuvo “Argentina llega a la crisis del Beagle con una apuesta a la Fuerza Aérea. Esta era la de mayor potencia en Latinoamérica. Para Chile, en cambio, sigue siendo la Marina. Un enfrentamiento potencial se produciría en el extremo austral, pues si el enemigo dominaba el mar, podía desembarcar y tomarse las islas que estaban en disputa”.

Consultado sobre el rol del presidente chileno de la época, Mauricio Rubilar señaló que “Un factor clave de este periodo es cómo se manejó a nivel de las cúpulas políticas esta crisis. Como presidente y Comandante en Jefe del Ejército, a Augusto Pinochet le tocó visualizar este conflicto en dos frentes: el político-diplomático, que significaba cómo evitar que la crisis escalara y el militar, pues por su cargo será el responsable de diseñar la estrategia militar defensiva frente a un hipotético ataque e invasión argentina”.

La jornada contó también con la ponencia de la alumna tesista de Licenciatura en Historia; Roxana Rivera, quien abordó el tema “Reflexiones sobre memoria y la historia, y con los testimonios del Comandante (R) Armada de Chile Manuel Vicuña y del suboficial Mayor (R) Ejército de Chile, José García.

“Me tocó estar en la boca oriente del Estrecho de Magallanes. Recién había ascendido a Sargento y estaba muy convencido y compenetrado con mi responsabilidad. Se vivieron muchas emociones, pero había un contento generalizado, no había gente desmoralizada. Teníamos muy claro lo que significaba estar ahí, pero no hubo arrepentimientos. Lo más difícil fue despedirme de mi familia. Se generó mucho cariño éntre los compañeros. El día 22, en la madrugada, comenzó un día de espera, pues sabíamos que era crucial para el inicio de la guerra”, comentó José García.

Galería Fotográfica

Flickr Album Gallery Powered By: WP Frank