Oficina de Transferencia Tecnológica UCSC recibe premios otorgados por Corfo y RedGT

Publicado por el

Noticias

La OTT de la Dirección de Investigación fue distinguida en las categorías de instalación y lograr el posicionamiento institucional” y también por el mejor desempeño.

Dos reconocimientos obtuvo la Oficina de Transferencia Tecnológica (OTT) de la Dirección de Investigación e Innovación de la UCSC en la ceremonia de los Premios de Transferencia Tecnológica 2017, evento organizado por Corfo y la Red de Gestores Tecnológicos RedGT, encuentro que destacó a los actores relevantes del área durante 2017 y que reunió a instituciones de investigación, empresas, fondos de inversión e instituciones públicas.

La OTT fue distinguida en la categoría de “Reconocimiento a Oficinas de Transferencia y Licenciamiento que completaron el proceso de instalación y lograr el posicionamiento institucional” y también por el mejor desempeño de Universidades y Entidades de Investigación en Transferencia Tecnológica en los años 2016 y 2017.

Los premios coronan el trabajo de esta unidad, que cuenta con procedimientos estandarizados y normativa interna necesaria para una correcta gestión de los activos intangibles que se generan como resultado de investigación, así como el posicionamiento interno. “Entre esos puntos destaca el que como Universidad contamos con un reglamento de PI, reglamento que regula la creación de empresas de base tecnológica, cuadernos de laboratorio, entre otros” detalló Viviana Sepúlveda, encargada de la OTT.

Durante la ceremonia, el Vicepresidente de Corfo, Eduardo Bitrán recalcó que “dadas las restricciones de recursos, la innovación es la forma para aumentar la productividad y para eso necesitamos más empresas interesadas en invertir en I+D. (…) Hay una responsabilidad de la academia de generar un rumbo de creación de valor para que Chile pueda converger al nivel de innovación de los países de la OCDE”.

Destaca también en la trayectoria de la OTT UCSC, el licenciamiento de tecnologías protegidas intelectualmente por la Universidad, como el “Método de biorremediación para degradar contaminantes químicos provenientes de efluentes industriales” a la empresa Senaril, y la creación de la primera Empresa de Base Tecnológica (EBT) Noteikin SpA a la cual se le entregó la licencia para explotar la tecnología del dispositivo de escritura inclusivo creado por académicos de la Facultad de Ingeniería.