Aquí podrás encontrar los principales conceptos utilizados por la UCSC, que te ayudarán a comunicarte efectivamente en el ámbito académico.

Situación académica del estudiante

Alumno regular

Son alumnos regulares de la Universidad las personas que han ingresado a ella por los procedimientos oficiales de admisión y siguen un plan de estudios conducente a un Título o Grado debidamente aprobado por las autoridades competentes.

Todo alumno que ingrese a la UCSC, merced a su condición de deportista destacado, debe comprometerse con la actividad deportiva de la Universidad y fomentarla en los términos que prescribe el Reglamento respectivo, aprobado por el Consejo Superior de la Universidad.

Los alumnos regulares conservarán su calidad de tales mientras se encuentre vigente su matrícula, entendiéndose por ello que figuren inscritos en cursos o actividades académicas que correspondan a su plan de estudios.

Al completar el plan de estudios al que ingresa se pierde la calidad de alumno regular y se adquiere la de egresado que se refiere el artículo Nº 46 del presente reglamento.

Alumno Provisional

Son alumnos provisionales las personas autorizadas para inscribirse en determinados cursos de la Universidad, de conformidad con las normas contenidas en el Reglamento dictado al efecto por el Rector. En todo caso, en su calidad de provisionales, estos alumnos no pueden optar a la obtención de un Grado o Título conferido por esta Universidad.

Durante su permanencia como provisionales, no podrán aprobar un número de créditos superior a cien.

Suspensión de estudios

Todo alumno regular puede suspender sus estudios; en este caso no figurará inscrito en cursos.

Para solicitar la suspensión de sus estudios, el alumno deberá acreditar ante la Dirección de Admisión y Registro Académico no tener obligaciones pendientes con la Universidad y haber cursado, a lo menos, dos períodos lectivos de su carrera. El plazo para presentar la solicitud de suspensión es el establecido en el Calendario de Actividades Académicas y Estudiantiles.

Cuando se trate de una primera suspensión, el alumno puede solicitarla sin expresión de causa y no podrá comprender un plazo superior a dos períodos lectivos consecutivos.

Si por excepción, el alumno necesitase de nuevas suspensiones o prorrogar la ya obtenida, debe solicitarlo fundadamente ante una comisión que al efecto designará el Vicerrector Académico, que conocerá de los motivos que la justifique y la concederá sólo en casos muy calificados. La comisión resolverá en conciencia y en única instancia dentro del plazo máximo de 10 días contados desde la presentación por escrito de la respectiva solicitud, en la Dirección de Admisión y Registro Académico.

Con todo, se puede autorizar suspensiones sólo hasta por cuatro períodos lectivos consecutivos. Al término de cada suspensión, cualquiera fuese el plazo autorizado, el interesado deberá reintegrarse a la UCSC y cursar el período lectivo siguiente, debiendo asumir cualquier cambio al plan de estudios que se produjese en el intertanto.

Quienes deban cumplir obligaciones militares, o ausentarse del país por razones de trabajo de aquél de quien dependen económicamente, como asimismo aquellos sacerdotes, seminaristas y religiosos que sean llamados por las autoridades eclesiásticas, sólo requerirán acreditar debidamente dicha circunstancia ante la Dirección de Admisión y Registro Académico para obtener la suspensión, cualquiera sea el período académico que estén cursando y por el tiempo que las referidas obligaciones lo justifiquen.

Suspensión de oficio

Si en cualquier período lectivo de su carrera, el alumno se ausenta de la Universidad, sin haber utilizado con anterioridad el mecanismo de suspensión de sus estudios, la Dirección de Admisión y Registro Académico procederá a suspenderlo de oficio, sólo por un período lectivo, y siempre que no tenga obligaciones pendientes con la Universidad. Esta se considerará como suspensión para todos los efectos reglamentarios. En todo caso, esta suspensión de oficio obligará al alumno a pagar, al reincorporarse, la multa a que se refiere al inciso anterior. Si dicha reincorporación no se produce para el período lectivo siguiente a aquél en que fue suspendido de oficio, requiere de la autorización de la comisión para reincorporarse. Se entiende, para los efectos de este artículo, que ausentarse de la Universidad es el hecho de no haber inscrito cursos para el período lectivo siguiente.

Abandono de Carrera y reincorporación

El alumno que se hubiese ausentado de la Universidad sin haber tramitado su suspensión o la prórroga de la misma en los términos precedentes, o bien su ausencia se produzca no obstante haber sido denegada su solicitud de suspensión, debe, para reincorporarse, requerir a la comisión referida en el inciso Nº 3 de este artículo la autorización para su reintegro, previa explicación de los motivos de su proceder. Si éstos fueran acogidos, debe, al reincorporarse, pagar una multa equivalente a 5 U.F. Si por el contrario, la Vicerrectoría Académica no autorizase dicho reintegro, se entiende que el alumno abandona la Universidad.

Renuncia

Todo alumno tiene derecho a renunciar a su respectiva carrera en los plazos que determine el Calendario de Actividades Académicas y Estudiantiles. Se entiende por renuncia el acto por el cual el alumno manifiesta por escrito a la Dirección de Admisión y Registro Académico su intención de no continuar cursando su Plan de Estudios.

Para invocar tal derecho, el alumno deberá acreditar no tener deudas de matrícula pendientes con la Universidad. El alumno que hubiese renunciado a su respectiva carrera no puede postular a ingresar a la Universidad al mismo plan de estudios hasta después de dos años, contados desde el término del período lectivo en que renuncia, y sólo podrá hacerlo vía admisión ordinaria.

Egresado

Se denomina egresado quien ha aprobado como alumno regular todos los cursos y actividades que conforman su plan de estudios, quedando en condiciones de solicitar su examen final de Título o Grado o de iniciar los trámites para la obtención del Grado Académico y Título correspondiente.

Cuando así lo señalen las disposiciones vigentes en la respectiva Unidad Académica, el egresado, sin perjuicio de haber dado cumplimiento a lo dispuesto en el inciso anterior, debe aprobar los créditos que correspondan a la respectiva tesis de grado o su equivalente.

Una vez aprobada la tesis respectiva o su equivalente por la Unidad Académica, ésta entrega al egresado la certificación correspondiente. La Dirección de Admisión y Registro Académico procederá a registrar dicha tesis o su equivalente. 

Todo alumno que egresa de una carrera o de un programa académico de pregrado que confiera, previo a su titulación u obtención de Grado, otro Grado Académico, continuará de pleno derecho en la carrera o programa que cursa a objeto de obtener el Título o Grado complementario correspondiente.

Matrícula

Todos los alumnos de la UCSC deberán ceñirse, en cada período lectivo, al proceso de matrícula dentro de los plazos que fije la Vicerrectoría Académica.

Sin embargo, quedarán privados de su derecho a matrícula aquellos alumnos que:

  • No hayan cumplido con todas las exigencias señaladas por la Universidad para la matrícula del período lectivo anterior
  • Estén registrados como deudores de publicaciones en cualquiera de las bibliotecas de la Universidad.

Arancel de Matrícula

El arancel de Matrícula se determina anualmente por Decreto de Rectoría.

Todo alumno regular de pregrado que curse más de una carrera en la Universidad, habiendo ingresado a la segunda o restantes, vía situación especial de admisión y previo cumplimiento de los requisitos que establece el artículo 42 del presente reglamento, pagará el arancel de matrícula correspondiente a la carrera de mayor valor.

Los aranceles de matrícula deberán pagarse en los plazos que determine el Calendario de Actividades Académicas y Estudiantiles. Vencidos dichos plazos, las sumas reajustadas impagas estarán afectas a una multa, cuyo monto se determina anualmente por Decreto de Rectoría, la que podrá ser fijada en unidades reajustables.

Los alumnos regulares que por no cumplimiento de lo preceptuado en el artículo anterior queden en calidad de deudores de cualesquiera de sus cuotas, quedarán de inmediato suspendidos de todos los beneficios estudiantiles, así como del derecho a obtener certificados, matricularse en el período académico siguiente y obtener certificados de Título o Grado Académico. Estas sanciones cesan al pago de lo adeudado.

Créditos

Créditos según el Reglamento del Alumno Regular

El crédito es la expresión cuantitativa del trabajo académico efectuado por el alumno, y equivale a una hora semanal de trabajo durante un período lectivo.

En cada período, el alumno deberá inscribir un mínimo de treinta (30) créditos de los cursos mínimos y complementarios y un máximo de cincuenta (50). En casos calificados, el alumno podrá ser autorizado a inscribir más de 50 ó menos de 30 créditos. La autorización pertinente será de competencia de la respectiva Unidad Académica.

Créditos según el Marco Curricular de Pregrado

El trabajo académico del alumno se expresará en créditos académicos. Se entiende por Crédito Académico la unidad de medida del trabajo académico del alumno necesario para alcanzar el dominio de los resultados de aprendizaje previstos en una actividad académica.

Para efectos de la determinación del valor del crédito, se considera un semestre académico de 18 semanas, un total de 45 horas de trabajo semanal. La carga académica máxima se un semestre se hace equivalente a 30 créditos.

Calificaciones

El aprendizaje del alumno se traduce en una nota final que el profesor entregará al organismo encargado de los asuntos estudiantiles de su Unidad Académica en la última semana del período lectivo correspondiente, en los formularios que se confeccionen para este efecto. La nota final será la resultante del promedio ponderado de las calificaciones correspondientes a la forma de evaluación formativa y sumativa aplicadas, y determinará la promoción en el curso o actividad respectiva, de acuerdo con lo establecido en el artículo Nº 27 del presente reglamento. En su caso, los reglamentos especiales de evaluación de cada Unidad Académica, debidamente aprobados, prevalecen sobre la norma anterior.

Con todo, la nota final comprenderá siempre las evaluaciones no rendidas, las que serán calificadas con la nota 1.0.

Será obligación de los encargados de asuntos estudiantiles de cada Unidad Académica velar por el cumplimiento de la evaluación del aprendizaje y por su oportuna calificación, de acuerdo con lo dispuesto en los artículos Nº 22, Nº 24 y Nº 26 del presente reglamento, debiendo además, colaborar con la Vicerrectoría Académica en la mantención al día de un registro académico de cada alumno.

Escala de Calificaciones

La evaluación se expresa en la siguiente escala de calificaciones:

  • 7 Sobresaliente
  • 6 Muy bueno
  • 5 Bueno
  • 4 Suficiente
  • 3 Menos que suficiente
  • 2 Deficiente
  • 1 Malo

Las notas finales deberán expresarse hasta con un decimal.

La nota final 4,0 corresponde al mínimo de aprobación de un curso o actividad académica. Dicha aprobación supone el cumplimiento suficiente de los objetivos del curso. Los talleres, seminarios, prácticas, internados, preinternados, actividades de formación, cursos de posgrado y tesis de grado o título podrán ser calificados mediante los conceptos “Distinguido” (D), “Aprobado” (A) y “Reprobado” (R).

Para los efectos de calcular el promedio a que hubiese lugar, se considera la letra “D” como equivalente a nota siete (7), la letra “A” equivalente a nota cinco (5) y letra “R” como equivalente a nota tres (3). Se utiliza la calificación “C” para evaluar las convalidaciones de estudios aprobados en otras universidades chilenas o extranjeras. Esta calificación no tendrá equivalencia numérica.

Nota Pendiente

Con autorización escrita y fundada de la Dirección de la Facultad, Escuela, Centro o Instituto que dicta el curso, el profesor puede utilizar la calificación “P” cuando un alumno, por motivos justificados o razones de fuerza mayor, debidamente acreditadas antes de la última evaluación, no ha podido cumplir con las exigencias que le demanda el curso o actividad en que se ha inscrito.

Tratándose de cursos de servicio, la calificación “P” será utilizada sólo por la Dirección de la Facultad, Escuela, Centro o Instituto que presta el servicio, previa consulta al profesor del ramo y a la Facultad, Escuela o Centro de que depende el alumno.

Dicha calificación no permite al alumno inscribirse en cursos para los cuales constituye requisito aquél cuya calificación hubiese quedado pendiente.

La calificación “P” será reemplazada en el momento que el alumno dé cumplimiento a las exigencias del curso o actividad, o en el período lectivo en que este curso sea nuevamente dictado.

En todo caso, la calificación podrá permanecer pendiente hasta por dos períodos académicos, salvo excepciones que fije la Facultad, Escuela, Centro o Instituto que califique la situación.

Si el alumno no diere cumplimiento a lo señalado anteriormente será calificado con nota final uno (1.0).

El curso que hubiese quedado calificado como pendiente mantendrá su inscripción durante el período académico siguiente en que se dicte, para su aprobación final.

Mientras la calificación provisional Pendiente “P” no haya sido reemplazada por la calificación definitiva, el o los cursos en que el alumno estuviese calificado con ella se considerarán como no inscritos en el respectivo período académico y, en consecuencia, como no cursados para los efectos señalados en los artículos Nº 30, Nº 34, Nº 35, Nº 36 del presente reglamento.

Si como consecuencia de haber sido calificado con nota pendiente “P” en uno o más cursos el alumno resultase inscrito en un número de créditos inferior al mínimo exigido, se entenderá en este caso autorizado para ello para todos los efectos reglamentarios.

La nota “P” procederá respecto de una sola asignatura por período lectivo; las eventuales solicitudes adicionales deberán ser autorizadas por la Vicerrectoría Académica.

Promedio Ponderado Acumulado

El trabajo académico global del alumno regular será medido a través del promedio ponderado acumulado.

Para calcular este promedio es necesario multiplicar las notas finales de los cursos inscritos, por el número de créditos que otorga cada curso. La suma de los productos obtenidos, dividida por el número total de créditos inscritos, da origen al promedio ponderado acumulado.

Este promedio incluye sólo las calificaciones reprobatorias que se hubiesen obtenido en el último período lectivo cursado por el alumno, así como aquéllas que, siendo de carácter mínimo, se mantienen sin ser aprobadas.

Todo alumno regular de pregrado debe mantener, a contar del término de su tercer período académico, un promedio ponderado acumulado igual o superior a cuatro (4.0). Este se calcula de dos formas: considerando tanto la totalidad de las asignaturas cursadas por el alumno, así como aquéllas sólo válidas para su plan de estudios. Los promedios ponderados acumulados que se obtengan del cálculo, en ambas situaciones, no pueden ser inferiores a la calificación ya señalada. El no cumplimiento de esta norma constituirá agravante de las causales de eliminación establecidas por el presente reglamento, así como para los efectos que establezca la Universidad.

Control Académico

Repetición obligada de cursos mínimos

El alumno que fuese reprobado en un curso mínimo debe repetirlo en el período académico siguiente en que éste se dicte, salvo que la Unidad Académica establezca otro plazo. Su incumplimiento habilita a la Unidad Académica de que depende el alumno para que, de oficio, lo califique con nota final uno (1.0).

Causales de Eliminación y mecanismos de apelación de alumnos

Todo alumno regular de pregrado que fuese reprobado en tres oportunidades en un mismo curso de su currículo mínimo u optativo de profundización, incurrirá en causal de eliminación.

Los alumnos que hubiesen incurrido en causal de eliminación, conforme a lo establecido en el artículo Nº 35 del presente reglamento y deseen que su condición sea revisada, deberán apelar explícitamente y su situación será conocida por una comisión que, para el efecto existirá en cada Facultad, Escuela o Instituto de Teología y que se denominará Comisión de Eliminación Académica. Esta Comisión también podrá revisar la situación de alumnos que no hubieran apelado por circunstancias especiales que determinará la Dirección de Admisión y Registro Académico.

Cada Comisión de Eliminación Académica estará compuesta por el Secretario Académico o Director de Escuela, que la presidirá, el Jefe de Carrera que corresponda y un representante de los académicos nombrado por el Consejo de Facultad, Escuela o Instituto de Teología. La integrará, además, sólo con derecho a voz, el Presidente del Centro de Alumnos de la carrera correspondiente o quien lo represente, quienes no podrán encontrarse en causal de eliminación.

La Comisión deberá determinar la nómina de los alumnos efectivamente eliminados y de aquellos que podrán continuar en la carrera. A estos últimos, el Jefe de Carrera respectivo les fijará, en el período académico siguiente en que se dicte la asignatura que provocó la causal de eliminación, una carga académica no superior al 50% de los créditos semestrales máximos establecidos en el artículo 14 de este Reglamento, la cual deberá incluir la asignatura reprobada que es objeto de la eliminación. Esta disposición rige, asimismo, en el período académico intermedio al que se dicte la asignatura indicada, si fuere el caso, si el estudiante tiene otras asignaturas reprobadas dos veces.

En estas circunstancias, el Jefe de Carrera respectivo fijará al estudiante un plan de apoyo y recuperación académica que le comunicará conjuntamente con la carga académica autorizada.

El alumno cuya situación haya sido desestimada por la Comisión de Eliminación, podrá recurrir, por una única vez en su carrera, a una comisión denominada Comisión de Gracia, la que actuará para toda la Universidad como instancia última y definitiva, y que estará compuesta por el Rector o quién lo represente, que la presidirá, y por dos académicos nombrados por el Rector a propuesta del Vicerrector Académico.

Un profesor de la Universidad, nombrado por el señor Vicerrector Académico a propuesta en terna de la Federación de Estudiantes, tendrá la calidad de Defensor de Alumnos y será quien exclusivamente presente ante la Comisión de Gracia la causa de aquellos alumnos que, a su juicio, tuvieron antecedentes que justifiquen la revisión de la sanción académica de eliminación que la Comisión de Eliminación Académica hubiese mantenido a firme.

La Comisión de Gracia oirá, cuando lo estime procedente, a la Unidad Académica a la cual pertenezca el alumno recurrente.

La Comisión de Gracia establecerá las condiciones que deberá cumplir el alumno cuya solicitud haya sido aceptada.

Los acuerdos que adopte la Comisión de Eliminación Académica y la Comisión de Gracia, establecidas en los artículos anteriores, deberán ser comunicados a la Dirección de Admisión y Registro Académico dentro de los plazos que al efecto señale el Calendario de Actividades Académicas, organismo que la comunicará a los interesados.

Cuando la sanción académica de eliminación hubiese adquirido el carácter de firme, será comunicada mediante Resolución del Director de Admisión y Registro Académico al alumno afectado.

Aquellos alumnos que no presenten solicitud a la Comisión de Gracia, conforme a lo establecido en el presente reglamento, quedarán con la sanción de eliminación a firme. No obstante lo anterior, la Comisión de Gracia, a solicitud de cualquiera de sus miembros o del Profesor Defensor, podrá resolver casos de oficio.

Los procedimientos, apelaciones y solicitudes a que se refiere el presente reglamento, sólo procederán en los plazos que establezca el Calendario de Actividades Académicas en el período académico siguiente a aquél en que el alumno incurrió en causal de eliminación.

La eliminación de un alumno tendrá plenos efectos académicos y administrativos sólo a partir de la fecha de la comunicación definitiva del Director de Admisión y Registro Académico.

La Dirección de Admisión y Registro Académico deberá cautelar el cumplimiento de todas las normas relacionadas con las exigencias académicas.

Los alumnos eliminados por cualquier causal contemplada en el presente Reglamento, que postulen a reingresar a un determinado plan de estudios, sólo pueden hacerlo vía admisión ordinaria, independientemente de la fecha de su eliminación.