Espacios de encuentro intergeneracional


Según la última encuesta Casen, las personas mayores de 60 años constituyen el 17.5% de la población total del país, por lo que el envejecimiento ya es una realidad en nuestro Chile actual. Y a propósito de este escenario demográfico, cabe revisar la pertinencia que cobra el concepto de “intergeneracionalidad” o de procesos de intercambio entre generaciones.

La mayoría de las investigaciones se centran en los extremos del ciclo vital y, en el caso de Chile, esto se debe a la nueva realidad sociodemográfica, la que evidencia cambios notorios respecto a la población más joven y a la de adultos mayores. Por ende, es importante que entre estos sectores etarios se produzca transmisión de conocimientos, experiencias y relatos sobre las comunidades y ciudades, siendo esta el principal objetivo de la implementación de espacios intergeneracionales.

La Organización Mundial para la Salud (OMS) está promoviendo el que las autoridades impulsen este tipo de iniciativas en Chile y, por ello, el Servicio Nacional del Adulto Mayor (SENAMA) en nuestra región, específicamente en la comuna de Hualqui, ha incrementado la participación de la tercera edad en actividades comunitarias, transformándolos en actores del cambio para la generación de una ciudad inclusiva. En base a un convenio marco, la Municipalidad de Hualqui realiza este trabajo en conjunto con la Universidad Católica de la Santísima Concepción, UCSC, y apunta a conseguir que la comuna pueda obtener la Certificación de la OMS como Ciudad Amigable con el Adulto Mayor, lo que convertiría a la Región del Biobío en la primera del país en alcanzar este reconocimiento.

Asimismo, la Universidad Católica de la Santísima Concepción está fomentando investigaciones aplicadas a la convivencia con las personas mayores, desde ámbitos como nutrición, uso del lenguaje, neurociencias, asesores seniors, entre otros.

Otra de las actividades que la UCSC desarrolla es el proyecto de Intergeneracionalidad, en conjunto con el programa “Quiero Mí Barrio”, del sector Lo Méndez de Concepción, cuyo objetivo es generar oportunidades para que jóvenes y adultos mayores conozcan sus intereses y problemas, y puedan buscar posibles soluciones en conjunto.

Estos son algunos ejemplos de iniciativas que pretenden generar un verdadero cambio social, pasando desde la noción de viejísimos al refrescante paradigma del envejecimiento exitoso. Y en este proceso, también es clave el papel protagónico que puedan tomar, tanto el Estado como las organizaciones ciudadanas, el mundo académico y la empresa privada, sin dejar de lado, obviamente, a la tercera edad. De esta manera, se producirán cambios desde lo cotidiano hasta las políticas sociales y públicas, con lo cual se promoverán espacios realmente inclusivos para los adultos mayores.